¿Os ha pasado alguna vez que de las bodas más sencillas y discretas han sido  vivencias sorprendentes y fascinantes? Así es como me sentí con esta pareja. Sorprendida y fascinada.

Ella donostiarra y él mejicano, una mezcla explosiva y muy interesante. Ella tímida a primera vista y él más todavía. Ella con una melena rubia y unos ojos grandes azules y él como “buen mejicano” rubio y con ojo verdes también.

Nervios en casa de ella, preparativos, detalles, maquillaje, peluquería, el traje de novia que colgaba de la lámpara de la habitación de los padres, fotografías de familiares que acompañan en la habitación… Todos los detalles y pequeñas cosas preparadas.

Después de estar con Maialen corriendo toca llegar al Ayuntamiento Donostia donde espera Bruno, aparentemente tranquilo, pero con una sonrisa sutil y nerviosa. Rodeado de familiares y amigos esperaba la llegada de Maialen.

El sol calentaba las espaldas y algunos escotes de las invitadas y  puntual como la Cenicienta en su carruaje apareció en medio del Alderdi Eder a dar el “si quiero”.

Palabras bonitas y alguna que otro poema junto con alguna lagrimilla por medio, se celebró la ceremonia. Un posado justo antes de salir del ayuntamiento donde sin casi saltaron chispas y  mi objetivo empañó. Una salida alegre, colorida y divertida acompañaron los invitados y a continuación nos dirigimos tod@s a la espectacular Finca Itxas Bide.

Mientras l@s invitad@s disfrutaban de un cocktail apetecible, Maialen, Bruno y servidora nos escapamos a hacer unos bonitos retratos donde me enseñaron su lado más sensual.

Poco les tuve que orientar ya que ellos mismos se olvidaron de la cámara y de mi y estuvieron disfrutando su momento de recién casados con una conversación, besos y abrazos tiernos y envidiables. La verdad es que llegaba hasta la cámara el cariño, ternura y pasión que esta pareja desprendía.

Una vez terminado el reportaje, volvimos con el resto de los invitados y seguimos con la celebración. Más abrazos, besos y muestras de cariño seguían ofreciendo hacia los amig@s y familiares que se reunían con ellos.

A veces, pequeños detalles nos hacen dar grandes ejemplos.

Eskerrik asko bikote por seguir dándolos…